Historias de Ultratumba: «A mi tío le salió un espanto en el cementerio»


Nuestro país está lleno de historias de misterio, leyendas y espanto. Te enteras a veces por un familiar o encuentras un relato en redes sociales de alguien que se topó con un espanto, donde menos lo esperaba… Pero vamos ¿si juegas en un cementerio de noche, qué esperas que pase?

Eso es justo lo que le ocurrió al tío de una chica en Twitter (@VFromTheValley), quien relató como siendo un niño se topó cara a cara con un espanto y ya verán como¿A quién se le ocurre hacer eso?

«Mi familia materna es de Uracoa, un pueblito al sur de Monagas. Uracoa tiene todas las especificaciones de un peladero de chivo venezolano: una plaza, una iglesia, ambulatorio, colegio, liceo, cementerio, bodegas, licorerías y por supuesto vergas raras que pasan de noche.

Mi mamá tiene 3 hermanos… Y como es de esperarse, los menores eran los que siempre andaban metiéndose en peos… En este caso, el acontecido fue mi tío Robert, el buscapeo número 1 de la familia… siempre fue un carajito salío y se la pasaba en la calle jodiendo con los amiguitos...

Y como muchacho no es gente, un día Robert y los amiguitos tuvieron una brillante idea para pasar el finde… Jugar chapita? Bañarse en el río? No vale que ladilla Y SI JUGAMOS A LAS ESCONDIDAS EN EL CEMENTERIO DE NOCHE?

Mi tío y los amiguitos se fueron al cementerio del pueblo en la noche a jugar el escondido tipo tranquilo, juegos de niños pues…

Uno de los carajitos empezó a contar, y pues los demás se piraron a esconderse detrás de las lápidas, en los mausoleos, en las pilas de agua, y así. Mi tío como siempre se las quería saber más que todos, se fue a esconder para lo último de cementerio, allá bien lejos por las tumbas más botadas para asegurarse que no lo encontraran.

Obviamente, los otros carajitos tardaron mucho en si quiera acercarse a donde estaba mi tío, por lo que este se ladillo y se fue a esconder para una tumba más cercana…

Mi tío decide esconderse en otra tumba, se agacha detrás de una lápida, y voltea a mirar la tumba de al lado, a verificar que no hubiesen moros en la costa y de bolas que no habían moros en la costa SINO QUE LA CONDENADA TUMBA ESTABA ABIERTA DE PAR EN PAR.

Al principio pensó que era simplemente una fosa que estaba abierta sin muerto adentro, y se acercó para verificar. La placa de cemento que cubría la tumba estaba toda rota, y en el fondo abajo, el ataúd, sin tapa…

Era una tumba profanada.

Por la oscuridad (y por el cague) no logró ver si el cadáver seguía adentro o que…, mi tío la piró, salió corriendo como el propio marico gritando VAMONOS DE AQUIIIIIIIIIIII

Ante los gritos despavoridos de mi tío, en ese silencio de la noche, los otros carajitos también la piraron y se encontraron todos en la entrada del cementerio. Cuando llegaron, mi tío que es morenito, estaba pálido y con ojos de vaca cagona.

‘Robert, qué pasó? que pasó?’ le preguntaban los otros, y el coño sin hablar todo cagado ahí mingoneando. Pasado un rato, cuando mi tío logra calmarse, le dice a los amiguitos que fue lo que vió… Pero bueno, como mi tío les dijo que no vio a nadie raro, como que se les pasó el cague a todos y para no cortar la nota de la noche, se treparon en el muro del cementerio, se sentaron al borde del mismo y se quedaron ahí hablando paja…

Como en esa época no había televisor en el pueblo, pues los carajitos no habían visto suficientes películas de terror y no sabían que debieron haber huido de ahí… porque lo que se les venía era feo… feo.

Luego de un rato de estar hablando paja, buscando distraerse del susto que acababan de pasar, los carajitos comienzan a escuchar unos golpes, como cuando golpean una puerta/portón de metal y pues lo primero que se les viene a la mente es el portón del cementerio…

Desde arriba del muro… no ven a nadie, solo ven cómo el portón se mece al compás del ruido de los golpes, como si alguien estuviese golpeándolo.

Los carajitos se bajan del muro y esta vez se quedan afuera del cementerio, y para su asombro, continúan viendo como el portón se mueve al tiempo que lo «golpean»…

Uno de los chamos dice: ‘no vale, eso debe ser el viento que lo está moviendo jeje’

Para ese momento ya todos estaban cagados en el palo, en ese cementerio no había nada que buscar, los carajitos decidieron pirar, y a medida que se alejaban del cementerio continuaban oyendo los golpes del portón, comenzaba a hacer frío y ahora es que faltaba para llegar a casa…

Cuando no tenían ni 5 minutos caminando, ven que en dirección contraria hacia ellos, viene una persona en bicicleta y además se percatan que el portón deja de sonar…

Se quedan quietos tratando de ver si reconocen a la persona pero nada, estaba muy oscuro y no logran distinguir quien es… Y cómo son carajitos y toman decisiones de mierr, uno dice ‘bueno vamos a esperar a que llegue, que si lo conocemos, le podemos pedir que al menos no de la cola a uno’…

Mi tío todo cagado, se niega y les dice que mejor se vayan por otra calle. Que es muy raro que alguien ande en bici por el pueblo a esas horas… pero en lo que discutían, la persona de la bici se acercaba más y más, y en nada, lo tuvieron ahí mismo junto a ellos…

Era un hombre mayor, todo canoso y con la piel pálida, la ropa la tenía así toda escoñetada y como de color gris… pálido… pálido y la mirada la tenía como perdida, se acercaba a ellos pedaleando lentamente, mirándolos sin ver…

Ya como lo tenían ahí encima pues no había pa’ donde coger, los carajitos se quedaron quietos ahí en la calle en medio de la nada, viendo cómo el tipo se les acercaba más y más, esperando lo peor.

Aquello pasó pedaleando lentamente entre los carajitos. Mi tío pensó que aquello lo tropezaría, porque le pasó muy cerca… Pero en lugar de tropezarlo, lo atravesó, sintió como una parte de aquello le atravesó el brazo al pasar, como humo como niebla.

Y cuando pasó junto a él, sintió un frío horrible, como si se congelara, que se le espelucaron todos los vellos del cuerpo, una vaina mega desagradable…

Aquello siguió de largo, y así cómo apareció, se desapareció rumbo al cementerio en la oscuridad de la noche…

Con las bolas de corbata, mi tío y los amigos marcaron la milla, estaban tan cagados que no alcanzaron a llegar a sus casas, no querían separarse… así que se fueron a la casa de los abuelos de uno de los carajitos, lo que tenían más cerca…

Les tocaron la puerta como locos hasta que les abrieron, y bueno no les quedó de otra que pasar la noche ahí donde los abuelos

Y más nunca volvieron a pasearse por el cementerio de noche… pero ni por error.

Queen in the North

¿Qué tal?

¿Cuál es tu reacción a esta noticia?

Angry Angry
0
Angry
Cute Cute
0
Cute
LOL LOL
0
LOL
Love Love
0
Love
OMG OMG
0
OMG
Sad Sad
0
Sad
Scary Scary
0
Scary
WTF WTF
0
WTF

log in

Captcha!

reset password

Back to
log in
Choose A Format
Personality quiz
Series of questions that intends to reveal something about the personality
Trivia quiz
Series of questions with right and wrong answers that intends to check knowledge
Poll
Voting to make decisions or determine opinions
Story
Formatted Text with Embeds and Visuals
List
The Classic Internet Listicles
Open List
Open List
Ranked List
Ranked List
Meme
Upload your own images to make custom memes
Video
Youtube, Vimeo or Vine Embeds
Audio
Soundcloud or Mixcloud Embeds
Image
Photo or GIF